Tutorial ¿Cómo utilizo la arcilla polimérica? / How to use Polymer Clay?

1/5/12

Hoy os quiero enseñar cómo utilizo la arcilla polimérica, qué herramientas tengo (otros utensilios que pueden ser útiles), cómo las guardo, etc. Si te interesa sigue leyendo.



En este post puedes encontrar los siguientes apartados:


1. ¿Qué queremos hacer?
2. Elegir los colores y hacer mezclas.
3. Herramientas para trabajar la arcilla polimérica.
4. Hornear la arcilla polimérica
5. Acabados
6. Recomendaciones




La verdad es que no recuerdo cómo descubrí este material. Lo más probable es que me topara con él alguna noche de "trastear" por Internet. Lo que sí recuerdo es que tardé muy poco en hacerme con algunas pastillas de fimo. Como todos... googleé "comprar arcilla polimérica"  y aparecí en una web que se ha convertido en mi fiel proveedora de materiales de todo tipo: http://manosmaravillosas.com/ Hace poco he hecho un pedido de este material a esta página web: http://www.artefimo.com/es/ Ya os contaré qué tal.

En mi primer pedido a la web opté por comprar un surtido, muy variado, de pastillas de arcilla polimérica, nada más. En cuanto recibí el pedido (tardó unas 48 horas), me puse manos a la obra. Mi idea sobre cómo manejar la arcilla polimérica era muy básica: se moldea y se cuece en un horno doméstico. Si quieres saber más sobre el fimo lee este post en mi Blog. 

Compré arcilla polimérica porque vi la cantidad de complementos, figuras, detalles, etc., que te permite elaborar este material. Con imaginación y paciencia puedes llegar a crear un joyero muy interesante, cajas decoradas de una forma original, llaveros y un larguísimo etcétera. En este post intentaré hablaros de la arcilla polimérica en general. No obstante he trabajado más con la marca Fimo, así que, en algunos momentos, me centraré más en ella.


¿Cómo trabajo con este material?

1. Tienes que tener más o menos claro qué es lo que quieres hacer. Esto parece una tontería, pero es importante, sino desperdiciarás mucha arcilla. 

2. Elige los colores. Puede ser que te sirva el color original de la pastilla, pero si no es así es posible llegar a crear el color que tú quieras.
  • Este material es muy fácil de mezclar y queda homogéneo totalmente
  • Para conseguir el color que quieras tendrás que tener claro qué colores necesitas. 
    • Aclarar un color es sencillo (mezclamos el color base con blanco), sin embargo llegar a conseguir un color que precise la mezcla de 3 o más colores es más complicado. 
    • Para hacerlo bien debemos conocer la intensidad de las pastillas de colores de las que disponemos. Por ejemplo los colores muy oscuros predominan en las mezclas.
    • Te recomiendo que cojas trocitos muy pequeños de los colores que quieres mezclar y hagas una primera prueba para saber cuál es el resultado final. Si el color te convence puedes pasar a hacer la mezcla definitiva, siempre guardando las proporciones utilizadas en la prueba.
  • Para mezclar solamente debemos juntar los colores, hechos una bolita, y comenzar a amasarlos, retorcerlos, aplastarlos, etc., hasta que queden juntos. Dependiendo de la pasta será más o menos costoso y deberás invertir más o menos tiempo. Conforme la pasta se ablande serámás fácil de mezclar. 
    • Si nos ponemos a mezclar sin saber qué color queremos ni cómo se consigue estaremos perdiendo el tiempo y desaprovechando el material del que disponemos.
  • Podemos mezclar pastas de distintas marcas aunque debemos tener en cuenta el tiempo de cocción que precisa cada una de ellas
    • Si mezclamos pastas del mismo tipo el tiempo será el mismo. Sin embargo si mezclamos pastas que precisen tiempos distintos debemos mantenerlas en el horno el tiempo que exige la pasta de más larga cocción. 
  • Te recomiendo que tengas a mano una paleta o un documento en el que aparezcan las proporciones de color.
En esta tabla aparecen algunas de las combinaciones de colores que se pueden crear y cuántas partes de cada color se necesitan. Pincha sobre la imagen para verla más grande.

3. Una vez que tienes claro qué quieres hacer y tienes los colores que necesitas, es el momento de empezar a moldear la pasta. Al principio es normal que la pasta esté algo dura. Dependerá del tipo de arcilla con el que trabajes.
Como ya os comenté en este post, hay distintos tipos de arcilla polimérica, por lo que tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de manejarlas. Siempre que vayamos a trabajar con este material te recomiendo que los "manosees" un poco, como si fuera plastilina. De esta manera se hará mucho más maleable al recibir el calor de tus manos. Si el material es más duro puedes ayudarte de alguna fuente de calor para ablandarlo. Ten en cuenta la temperatura ambiente del lugar en el que estés trabajando, si hace mucho calor el tipo de arcilla más blando será difícil de modelar y cortar. 

¿Qué herramientas podemos utilizar para modelar?

Con el tiempo he ido consiguiendo distintas herramientas para trabajar esta pasta, sin embargo, no hay nada como la imaginación para sustituir las heramientas específicas por "cosas" que tengamos a mano. Os voy a comentar qué herramientas considero importantes para trabajar con esta pasta. Os las ordenaré de mayor a menor importancia. Intentaré mostraros los materiales que yo tengo.

Las manos:

Es la única herramienta imprescindible para trabajar con la arcilla polimérica. Eso sí, debemos tenerlas siempre bien limpias, sobre todos si trabajamos con colores muy claros después de haber trabajado con otros muy oscuros. Como TRUCO os recomiendo tener siempre cerca toallas húmedas para poder limpiaros. De todas maneras está muy bien tener cerca algún objeto que nos pueda ayudar.

Papel Film o papel transparente:
Es necesario para envolver la pasta sobrante, así no se nos secará. No hace falta que sea un papel especial, el papel que solemos tener en nuestra cocina es perfecto para ello. El papel Film, además de ser un buen envoltorio, también nos sirve para colocarlo sobre la pasta a la hora de amasarla o de utilizar moldesTRUCO: si utilizamos el papel film evitaremos que la pasta quede llena de huellas. 

Cuchilla: 

Un cúter nos puede servir. Debe ser una herramienta que corte, con una hoja fina que nos permita cortar la pasta. Yo tengo un cuter pequeño, normal y corriente. De todas maneras existen herramientas específicas, de este tipo, con distintos cortes. 

Aquí os dejo algunos enlaces a tiendas online donde podéis conseguir cuchillas:

Palos de moldear:


Estas herramientas nos sirven para hacer detalles, crear texturas, etc. Nos pueden servir las típicas herramientas que vienen con la plastilina. A continuación os muestro algunos de los palos que he ido adquiriendo poco a poco. Sé que no está todo el material que existe... por eso os dejo una lista de enlaces al final de este apartado. 

En mi caso dispongo de un juego de 6 palos de plástico que me regalaron estas navidades. Entre ellos encontramos espátulas (para alisar y evitar las huellas de los dedos), punzones, palos con distintas puntas para crear texturas,etc. 

Juego de 6 palos de plástico para moldear

También podéis haceros con una espátula, o algún otro objeto que os ayude a alisar la pasta. Utilizándola conseguirmos alisar, unir las partes de nuestras figuras para que no queden marcas, eliminar las huellas de nuestros dedos, etc. 

Los vaciadores también pueden ayudaros a aprovechar más el material que estemos utilizando. Por ejemplo podemos vaciar la base de los Cupcakes dejando, solo, el material impresdindible.

En estas cajas alargadas guardo todos mis palos para moldear

Aquí os dejo algunos enlaces para comprar palos de moldear:

Podemos hacernos con un rodillo de metal, de madera barnizada, de plástico, etc. Es importante que sean lisos y no porosos. Nos va a ser de mucha utilizad a la hora de estirar la arcilla polimérica, por ejemplo, cuando vayamos a utilizar cortadores. 
En mi caso, no dispongo de un rodillo, así que suelo utilizar una barra de pegamento. 

Moldes y cortadores: 

Estas herramientas nos servirán cuando queramos crear muchas figuras iguales. Podemos utilizar cortadores, metálicos o plásticos de cocina, para preparar galletas
Si visitas este post verás cómo los he utilizado yo. 
  • También podemos utilizar troqueles, aunque esta herramienta es bastante más cara. Los troqueles nos permiten crear distintas siluetas taladrando sobre una lámina de arcilla polimérica. Los hay de muchas formas y tamaños. 
  • Los mejores moldes para trabajar con la arcilla polimérica son los de silicona, ya que la pasta no se pega a ellos y la podemos desmoldar con facilidad. También podemos utilizar los moldes de plástico que suelen venir cuando compramos plastilina o crear nuestro propios moldes utilizando la pasta Sculpey Elasticlay (esta pasta queda flexible cuando la cocemos)

Yo he ido comprando moldes metálicos, plásticos y de silicona en "los chinos" y la verdad es que dan muy buenos resultados. Todos ellos están guardados en una caja cilíndrica de metal. 


Algunos enlaces a tiendas online donde podéis encontrar distintos tipos de moldes:

Hay muchísimas herramientas más, pero en este post pretendo enseñaros lo más básico. Con todo esto podemos crear figuras muy bonitas. 


4. Una vez terminada la figura toca hornear. Para hacerlo bien debemos seguir las instrucciones del fabricante. No hace falta un horno especializado. Esta pasta se endurece en un horno casero ¡NUNCA LO HAGAS EN EL MICRONDAS!

Normalmente aparecen en el envoltorio de la pasta. Como ya os he dicho, suelo utilizar la marca FIMO y el fabricante recomienda que pongamos nuestro horno a 130ºC durante 20-30 minutos.

  • Esto no es una ciencia exacta. Que tu figura quede bien cocida dependerá del grosor y del tamaño de esta. Así que, lo más probable es, que al principio, se nos queme alguna figura o no se nos cuezan del todo. Lo mejor es ir probando, hasta que cojamos el truco a nuestro horno y al tiempo de cocción de cada una de las figuras.
  • Os recomiendo, sobre todo si es la primera vez que horneas esta pasta o la primera figura con un tamaño diferente al que sueles crear habitualmente, que metáis en el horno solo una figura. Controlas los tiempos, compruebas cómo se endure en el horno, etc. Así sabrás cómo debes cocer todas las demás figuras. Si metemos todas a la vez corremos el peligro de estropearlas. Es mejor tener a un conejillo de indias.
  • No pongáis más temperatura para acelerar el proceso, porque se puede quemar (y se quema de verdad, se pone negro).
  • Si, una vez transcurrido el tiempo, comprobamos que la pasta no está cocida, siempre podemos dejarla en el horno un rato más. Es mejor esto que pasarnos con la temperatura.


¿Cómo horneamos?

    1. Precalentamos nuestro horno a 130ºC.
    2. Preparamos la superficie en la que vamos a colocar nuestras figuras. Yo las suelo poner en papel de aluminio o papel de horno. Creo que es lo más sencillo y económico.
    3. Una vez precalentado el horno y cuando tengamos todas nuestras figuras preparadas, las introducimos. 
    4. Dejamos pasar el tiempo. Si creemos que nuestras figuras están listas, con cuidado, abrimos el horno y las tocamos, suavemente, con algún objeto. Así comprobaremos si se han endurecido. 
    5. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar bien.
    6. ¡Ya podemos darles los acabados que queramos!

5. El acabado de nuestras figuras. Una vez horneadas podemos dejar nuestras creaciones como están. No obstante, todo dependerá de cuál sea nuestro objetivo.

Pegar: puede ser que hayamos creado piezas y no las hayamos unido antes de la cocción. Por tanto necesitaremos pegamento para poder unirlas. Un pegamento instantáneo (tipo Loctite) o cola de contacto será perfecto para lograr una buena unión de las piezas. Recomiendo pegamentos transparentes, para evitar que éste se note. Para utilizarlos, simplemente, sigue las instrucciones del fabricante.



  • Yo utilizo pegamentos de contacto normales, de los que podemos encontrar en cualquier ferreteria, papelería o tienda especializada. Lo aplico sobre la superficie, presiono, espero unos segundos y ya está. Suelo dejar que el pegamento repose de un día para otro.  Si quieres pegar la figura de arcilla polimérica a una superficie diferente (metal, plástico, etc) el que mejor resultado da es "Loctite de dos componentes". Las figuras, con este producto, se quedan bien fijadas

Lijar: también podemos lijar nuestras creaciones. Para ello tendremos que conseguir unas lijas llamadas lijas de agua (fáciles de encontrar en ferreterías, tiendas de bricolaje, etc). Son unas lijas muy finas que nos permiten eliminar las posibles imperfecciones que queden tras la cocción. Es suficiente con una lija de grano 400, aunque dependerá del tamaño de nuestra figura y de las imperfecciones que queramos lijar.

  • Para utilizarlas, primero, debemos mojar la pieza que queremos lijar. Así evitamos que se arañe y que se forme polvo. Ten en cuenta que la pieza quedará mate, así que si queremos conseguir otro acabado deberemos pulirla o barnizarla.


Pulir: podemos pulir nuestras figuras. Para ello solo tendremos que frotarla, con mucha energía, con unas medias, una tela vaquera o con un peluche. Yo lo hago de esta manera y el resultado es bastante bueno. De todas formas podéis hacerlo con un taladro colocándole un accesorio para pulir. No he probado esta manera, así que si vosotros sí lo hacéis estaré encantada de que me expliquéis cómo. 

Barnizar: lo más habitual es que barnice las piezas una vez terminadas, así conseguimos un aspecto brillante, además de protegerlas. Eso sí, SIEMPRE DESPUÉS DE LA COCCIÓN. 
  • Yo utilizo barnices acrílicos (también se pueden conseguir en ferreterías a un precio muy económico) y duran muchísimo tiempo. Normalmente hago figuras pequeñas, así que con un bote tengo para muchísimas creaciones. Elegid el barniz  que más os guste y la cantidad que queráis, esto ya es cuestión de gustos. Sigue las instrucciones del fabricante tanto en su aplicación como en el tiempo de secado. 

Pintar: aunque, como ya os he comentado, las distintas marcas de arcilla polimérica, nos ofrecen una gran cantidad de colores (más todos los que podemos crear mezclándolos) no suele ser necesario pintarla. Puede ser que prefieras utilizar la pasta blanca y después pintarla a tu gusto, solo dispongas de un color clarito o quieras pintar algunos detalles en tu figura. Si es así puedes pintar la arcilla polimérica con pinturas acrílicas, patinas acrílicas o betún de judea (para envejecer). Deja secar las piezas y aplica el barniz si lo deseas. También puedes utilizar rotuladores permanentes para crear líneas, puntos, lunares, etc. 
  • Si te equivocas con la pintura acrílica bastará con pasar un paño húmedo. Si te has confundido al utilizar el rotulador permanente, corrígelo con un poco de alcohol. 

6. Recomendaciones:
  • Utiliza siempre una superficie limpia, lisa y que no sea porosa: un folio, una madera barnizada, papel de aluminio, vídrio, etc.
  • Guarda muy bien tu material. La arcilla sobrante envuélvela en papel film y guárdala en algún recipiente. Procurar no envolver varias pastas juntas.
  • Límpiate bien las manos, con toallitas húmedas, cuando vayas a cambiar de color. También limpia la superficie en la que estés trabajando para evitar que la pasta se mezcle o se ensucie.
  • Deja secar bien el barniz antes de empezar a utilizar tu figura. Si no lo hacemos corremos el peligro de que ésta se llene de polvo, pelo, suciedad, etc.
  • Deja enfriar las piezas en la misma superficie en la que las has horneado. 

 Espero que sea de utilidad. Seguro que se me olvidan cosas, así que estaré encantada de que me las recordéis.

Muchas gracias!!




Hoy os quiero enseñar cómo utilizo la arcilla polimérica, qué herramientas tengo (otros utensilios que pueden ser útiles), cómo las guardo, etc. Si te interesa sigue leyendo.



En este post puedes encontrar los siguientes apartados:


1. ¿Qué queremos hacer?
2. Elegir los colores y hacer mezclas.
3. Herramientas para trabajar la arcilla polimérica.
4. Hornear la arcilla polimérica
5. Acabados
6. Recomendaciones




La verdad es que no recuerdo cómo descubrí este material. Lo más probable es que me topara con él alguna noche de "trastear" por Internet. Lo que sí recuerdo es que tardé muy poco en hacerme con algunas pastillas de fimo. Como todos... googleé "comprar arcilla polimérica"  y aparecí en una web que se ha convertido en mi fiel proveedora de materiales de todo tipo: http://manosmaravillosas.com/ Hace poco he hecho un pedido de este material a esta página web: http://www.artefimo.com/es/ Ya os contaré qué tal.

En mi primer pedido a la web opté por comprar un surtido, muy variado, de pastillas de arcilla polimérica, nada más. En cuanto recibí el pedido (tardó unas 48 horas), me puse manos a la obra. Mi idea sobre cómo manejar la arcilla polimérica era muy básica: se moldea y se cuece en un horno doméstico. Si quieres saber más sobre el fimo lee este post en mi Blog. 

Compré arcilla polimérica porque vi la cantidad de complementos, figuras, detalles, etc., que te permite elaborar este material. Con imaginación y paciencia puedes llegar a crear un joyero muy interesante, cajas decoradas de una forma original, llaveros y un larguísimo etcétera. En este post intentaré hablaros de la arcilla polimérica en general. No obstante he trabajado más con la marca Fimo, así que, en algunos momentos, me centraré más en ella.


¿Cómo trabajo con este material?

1. Tienes que tener más o menos claro qué es lo que quieres hacer. Esto parece una tontería, pero es importante, sino desperdiciarás mucha arcilla. 

2. Elige los colores. Puede ser que te sirva el color original de la pastilla, pero si no es así es posible llegar a crear el color que tú quieras.
  • Este material es muy fácil de mezclar y queda homogéneo totalmente
  • Para conseguir el color que quieras tendrás que tener claro qué colores necesitas. 
    • Aclarar un color es sencillo (mezclamos el color base con blanco), sin embargo llegar a conseguir un color que precise la mezcla de 3 o más colores es más complicado. 
    • Para hacerlo bien debemos conocer la intensidad de las pastillas de colores de las que disponemos. Por ejemplo los colores muy oscuros predominan en las mezclas.
    • Te recomiendo que cojas trocitos muy pequeños de los colores que quieres mezclar y hagas una primera prueba para saber cuál es el resultado final. Si el color te convence puedes pasar a hacer la mezcla definitiva, siempre guardando las proporciones utilizadas en la prueba.
  • Para mezclar solamente debemos juntar los colores, hechos una bolita, y comenzar a amasarlos, retorcerlos, aplastarlos, etc., hasta que queden juntos. Dependiendo de la pasta será más o menos costoso y deberás invertir más o menos tiempo. Conforme la pasta se ablande serámás fácil de mezclar. 
    • Si nos ponemos a mezclar sin saber qué color queremos ni cómo se consigue estaremos perdiendo el tiempo y desaprovechando el material del que disponemos.
  • Podemos mezclar pastas de distintas marcas aunque debemos tener en cuenta el tiempo de cocción que precisa cada una de ellas
    • Si mezclamos pastas del mismo tipo el tiempo será el mismo. Sin embargo si mezclamos pastas que precisen tiempos distintos debemos mantenerlas en el horno el tiempo que exige la pasta de más larga cocción. 
  • Te recomiendo que tengas a mano una paleta o un documento en el que aparezcan las proporciones de color.
En esta tabla aparecen algunas de las combinaciones de colores que se pueden crear y cuántas partes de cada color se necesitan. Pincha sobre la imagen para verla más grande.

3. Una vez que tienes claro qué quieres hacer y tienes los colores que necesitas, es el momento de empezar a moldear la pasta. Al principio es normal que la pasta esté algo dura. Dependerá del tipo de arcilla con el que trabajes.
Como ya os comenté en este post, hay distintos tipos de arcilla polimérica, por lo que tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de manejarlas. Siempre que vayamos a trabajar con este material te recomiendo que los "manosees" un poco, como si fuera plastilina. De esta manera se hará mucho más maleable al recibir el calor de tus manos. Si el material es más duro puedes ayudarte de alguna fuente de calor para ablandarlo. Ten en cuenta la temperatura ambiente del lugar en el que estés trabajando, si hace mucho calor el tipo de arcilla más blando será difícil de modelar y cortar. 

¿Qué herramientas podemos utilizar para modelar?

Con el tiempo he ido consiguiendo distintas herramientas para trabajar esta pasta, sin embargo, no hay nada como la imaginación para sustituir las heramientas específicas por "cosas" que tengamos a mano. Os voy a comentar qué herramientas considero importantes para trabajar con esta pasta. Os las ordenaré de mayor a menor importancia. Intentaré mostraros los materiales que yo tengo.

Las manos:

Es la única herramienta imprescindible para trabajar con la arcilla polimérica. Eso sí, debemos tenerlas siempre bien limpias, sobre todos si trabajamos con colores muy claros después de haber trabajado con otros muy oscuros. Como TRUCO os recomiendo tener siempre cerca toallas húmedas para poder limpiaros. De todas maneras está muy bien tener cerca algún objeto que nos pueda ayudar.

Papel Film o papel transparente:
Es necesario para envolver la pasta sobrante, así no se nos secará. No hace falta que sea un papel especial, el papel que solemos tener en nuestra cocina es perfecto para ello. El papel Film, además de ser un buen envoltorio, también nos sirve para colocarlo sobre la pasta a la hora de amasarla o de utilizar moldesTRUCO: si utilizamos el papel film evitaremos que la pasta quede llena de huellas. 

Cuchilla: 

Un cúter nos puede servir. Debe ser una herramienta que corte, con una hoja fina que nos permita cortar la pasta. Yo tengo un cuter pequeño, normal y corriente. De todas maneras existen herramientas específicas, de este tipo, con distintos cortes. 

Aquí os dejo algunos enlaces a tiendas online donde podéis conseguir cuchillas:

Palos de moldear:


Estas herramientas nos sirven para hacer detalles, crear texturas, etc. Nos pueden servir las típicas herramientas que vienen con la plastilina. A continuación os muestro algunos de los palos que he ido adquiriendo poco a poco. Sé que no está todo el material que existe... por eso os dejo una lista de enlaces al final de este apartado. 

En mi caso dispongo de un juego de 6 palos de plástico que me regalaron estas navidades. Entre ellos encontramos espátulas (para alisar y evitar las huellas de los dedos), punzones, palos con distintas puntas para crear texturas,etc. 

Juego de 6 palos de plástico para moldear

También podéis haceros con una espátula, o algún otro objeto que os ayude a alisar la pasta. Utilizándola conseguirmos alisar, unir las partes de nuestras figuras para que no queden marcas, eliminar las huellas de nuestros dedos, etc. 

Los vaciadores también pueden ayudaros a aprovechar más el material que estemos utilizando. Por ejemplo podemos vaciar la base de los Cupcakes dejando, solo, el material impresdindible.

En estas cajas alargadas guardo todos mis palos para moldear

Aquí os dejo algunos enlaces para comprar palos de moldear:

Podemos hacernos con un rodillo de metal, de madera barnizada, de plástico, etc. Es importante que sean lisos y no porosos. Nos va a ser de mucha utilizad a la hora de estirar la arcilla polimérica, por ejemplo, cuando vayamos a utilizar cortadores. 
En mi caso, no dispongo de un rodillo, así que suelo utilizar una barra de pegamento. 

Moldes y cortadores: 

Estas herramientas nos servirán cuando queramos crear muchas figuras iguales. Podemos utilizar cortadores, metálicos o plásticos de cocina, para preparar galletas
Si visitas este post verás cómo los he utilizado yo. 
  • También podemos utilizar troqueles, aunque esta herramienta es bastante más cara. Los troqueles nos permiten crear distintas siluetas taladrando sobre una lámina de arcilla polimérica. Los hay de muchas formas y tamaños. 
  • Los mejores moldes para trabajar con la arcilla polimérica son los de silicona, ya que la pasta no se pega a ellos y la podemos desmoldar con facilidad. También podemos utilizar los moldes de plástico que suelen venir cuando compramos plastilina o crear nuestro propios moldes utilizando la pasta Sculpey Elasticlay (esta pasta queda flexible cuando la cocemos)

Yo he ido comprando moldes metálicos, plásticos y de silicona en "los chinos" y la verdad es que dan muy buenos resultados. Todos ellos están guardados en una caja cilíndrica de metal. 


Algunos enlaces a tiendas online donde podéis encontrar distintos tipos de moldes:

Hay muchísimas herramientas más, pero en este post pretendo enseñaros lo más básico. Con todo esto podemos crear figuras muy bonitas. 


4. Una vez terminada la figura toca hornear. Para hacerlo bien debemos seguir las instrucciones del fabricante. No hace falta un horno especializado. Esta pasta se endurece en un horno casero ¡NUNCA LO HAGAS EN EL MICRONDAS!

Normalmente aparecen en el envoltorio de la pasta. Como ya os he dicho, suelo utilizar la marca FIMO y el fabricante recomienda que pongamos nuestro horno a 130ºC durante 20-30 minutos.

  • Esto no es una ciencia exacta. Que tu figura quede bien cocida dependerá del grosor y del tamaño de esta. Así que, lo más probable es, que al principio, se nos queme alguna figura o no se nos cuezan del todo. Lo mejor es ir probando, hasta que cojamos el truco a nuestro horno y al tiempo de cocción de cada una de las figuras.
  • Os recomiendo, sobre todo si es la primera vez que horneas esta pasta o la primera figura con un tamaño diferente al que sueles crear habitualmente, que metáis en el horno solo una figura. Controlas los tiempos, compruebas cómo se endure en el horno, etc. Así sabrás cómo debes cocer todas las demás figuras. Si metemos todas a la vez corremos el peligro de estropearlas. Es mejor tener a un conejillo de indias.
  • No pongáis más temperatura para acelerar el proceso, porque se puede quemar (y se quema de verdad, se pone negro).
  • Si, una vez transcurrido el tiempo, comprobamos que la pasta no está cocida, siempre podemos dejarla en el horno un rato más. Es mejor esto que pasarnos con la temperatura.


¿Cómo horneamos?

    1. Precalentamos nuestro horno a 130ºC.
    2. Preparamos la superficie en la que vamos a colocar nuestras figuras. Yo las suelo poner en papel de aluminio o papel de horno. Creo que es lo más sencillo y económico.
    3. Una vez precalentado el horno y cuando tengamos todas nuestras figuras preparadas, las introducimos. 
    4. Dejamos pasar el tiempo. Si creemos que nuestras figuras están listas, con cuidado, abrimos el horno y las tocamos, suavemente, con algún objeto. Así comprobaremos si se han endurecido. 
    5. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar bien.
    6. ¡Ya podemos darles los acabados que queramos!

5. El acabado de nuestras figuras. Una vez horneadas podemos dejar nuestras creaciones como están. No obstante, todo dependerá de cuál sea nuestro objetivo.

Pegar: puede ser que hayamos creado piezas y no las hayamos unido antes de la cocción. Por tanto necesitaremos pegamento para poder unirlas. Un pegamento instantáneo (tipo Loctite) o cola de contacto será perfecto para lograr una buena unión de las piezas. Recomiendo pegamentos transparentes, para evitar que éste se note. Para utilizarlos, simplemente, sigue las instrucciones del fabricante.



  • Yo utilizo pegamentos de contacto normales, de los que podemos encontrar en cualquier ferreteria, papelería o tienda especializada. Lo aplico sobre la superficie, presiono, espero unos segundos y ya está. Suelo dejar que el pegamento repose de un día para otro.  Si quieres pegar la figura de arcilla polimérica a una superficie diferente (metal, plástico, etc) el que mejor resultado da es "Loctite de dos componentes". Las figuras, con este producto, se quedan bien fijadas

Lijar: también podemos lijar nuestras creaciones. Para ello tendremos que conseguir unas lijas llamadas lijas de agua (fáciles de encontrar en ferreterías, tiendas de bricolaje, etc). Son unas lijas muy finas que nos permiten eliminar las posibles imperfecciones que queden tras la cocción. Es suficiente con una lija de grano 400, aunque dependerá del tamaño de nuestra figura y de las imperfecciones que queramos lijar.

  • Para utilizarlas, primero, debemos mojar la pieza que queremos lijar. Así evitamos que se arañe y que se forme polvo. Ten en cuenta que la pieza quedará mate, así que si queremos conseguir otro acabado deberemos pulirla o barnizarla.


Pulir: podemos pulir nuestras figuras. Para ello solo tendremos que frotarla, con mucha energía, con unas medias, una tela vaquera o con un peluche. Yo lo hago de esta manera y el resultado es bastante bueno. De todas formas podéis hacerlo con un taladro colocándole un accesorio para pulir. No he probado esta manera, así que si vosotros sí lo hacéis estaré encantada de que me expliquéis cómo. 

Barnizar: lo más habitual es que barnice las piezas una vez terminadas, así conseguimos un aspecto brillante, además de protegerlas. Eso sí, SIEMPRE DESPUÉS DE LA COCCIÓN. 
  • Yo utilizo barnices acrílicos (también se pueden conseguir en ferreterías a un precio muy económico) y duran muchísimo tiempo. Normalmente hago figuras pequeñas, así que con un bote tengo para muchísimas creaciones. Elegid el barniz  que más os guste y la cantidad que queráis, esto ya es cuestión de gustos. Sigue las instrucciones del fabricante tanto en su aplicación como en el tiempo de secado. 

Pintar: aunque, como ya os he comentado, las distintas marcas de arcilla polimérica, nos ofrecen una gran cantidad de colores (más todos los que podemos crear mezclándolos) no suele ser necesario pintarla. Puede ser que prefieras utilizar la pasta blanca y después pintarla a tu gusto, solo dispongas de un color clarito o quieras pintar algunos detalles en tu figura. Si es así puedes pintar la arcilla polimérica con pinturas acrílicas, patinas acrílicas o betún de judea (para envejecer). Deja secar las piezas y aplica el barniz si lo deseas. También puedes utilizar rotuladores permanentes para crear líneas, puntos, lunares, etc. 
  • Si te equivocas con la pintura acrílica bastará con pasar un paño húmedo. Si te has confundido al utilizar el rotulador permanente, corrígelo con un poco de alcohol. 

6. Recomendaciones:
  • Utiliza siempre una superficie limpia, lisa y que no sea porosa: un folio, una madera barnizada, papel de aluminio, vídrio, etc.
  • Guarda muy bien tu material. La arcilla sobrante envuélvela en papel film y guárdala en algún recipiente. Procurar no envolver varias pastas juntas.
  • Límpiate bien las manos, con toallitas húmedas, cuando vayas a cambiar de color. También limpia la superficie en la que estés trabajando para evitar que la pasta se mezcle o se ensucie.
  • Deja secar bien el barniz antes de empezar a utilizar tu figura. Si no lo hacemos corremos el peligro de que ésta se llene de polvo, pelo, suciedad, etc.
  • Deja enfriar las piezas en la misma superficie en la que las has horneado. 

 Espero que sea de utilidad. Seguro que se me olvidan cosas, así que estaré encantada de que me las recordéis.

Muchas gracias!!




Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus