¿Qué es para mi emprender? Mi historia


Sé que tocaba publi (la semana que viene) pero hoy me apetecía más publicar esta entrada. Una entrada que he ido escribiendo a ratos... Hoy quiero hablaros de emprender. Pues sí, vaya novedad... Hay montones de post y blogs que hablan sobre este tema, os dan un montón de buenos consejos, incluso os orientan. Pues bien, yo también me quiero sumar a esta "iniciativa" y os quiero contar cómo una totalmente inexperta chica de Pamplona ha conseguido sobrevivir en la jungla de los "negocios"


Yo os voy a dar mi opinión (y mirad que no me gusta nada meterme en fregaos) pero creo que puede ser interesante que conozcáis la historia real de alguien que emprendió sin darse cuenta y sin saber muy bien qué hacía. Si vuestras opiniones son contrarias, podéis comentar con todo el respeto del mundo abajo. Yo os leo! 

Me ha costado mucho escribir este post y plasmar, sin ser demasiado optimista o demasiado pesimista, mis pensamientos y conclusiones. Sé que todavía tengo mucho camino por andar. Hoy estoy aquí, con un café nocturno escribiendo todo esto, mañana no lo sé... En 4 o 5 años quizá mi opinión sea otra. Y ojalá todavía esté por aquí para discutir conmigo misma. Aviso, la entrada es larga... muy larga... pero yo creo que es muy interesante. 


Tened en cuenta cuenta que vais a leer la opinión sobre emprender de una tía de 26, casi 27 años, que no tenía ni idea de contabilidad, que lleva dos años con un negocio abierto y que está un poquito "taladrada". A lo mejor no os sirve, o a lo mejor sí. 

Solo he escrito la verdad ( no hay Bibllia de por medio, pero juro que todo es verdad). Soy una chica normal, de una familia normal, que todo lo que ha conseguido mi familia ha sido a golpe de currar muchísimo... así que nadie me ha regalado nunca nada (en términos profesionales... regalos envueltos sí) 


Mi historia


Os voy a contar el cuento de la buena pipa otra vez. Hace, casi dos años, en plena crisis colosal, me llegó una oportunidad a las manos. Sin comerlo ni beberlo si os digo la verdad. No os voy a mentir y en algún momento sí que se me pasó por la cabeza (en los sueños de universitaria emocionada) montar mi propio gabinete, mi propia empresa, pero eran solo eso, sueños y divagaciones. 

Nada más terminar la carrera me ofrecieron una beca que acepté. Nunca había trabajado en ese campo, pero me pareció interesante y lo hice. Disfruté muchísimo de ese año y medio. Aprendí mucho, cogí bastantes tablas y me dio seguridad. No de muy buenas maneras, me invitaron a irme de aquella beca (misterios de la vida) y me puse a dar clases particulares a niños enfermos. Era lo mío, más o menos... y me daba para sacar unos dinericos y darme mis caprichos. Esto fue hace casi dos años, yo tenía 24. 

Una mañana, cuando volvía de dar clases, en la parada de la villavesa (autobús para los de fuera de Pamplona) vi un cartel de un gabinete que ofrecía campamentos de verano. Como quieta no sé estar... me quedé con el número de teléfono y, en cuento llegué a casa, llamé para pedir información sobre un posible puesto de trabajo en esa empresa. No iba a tener clases en verano, así que no me pareció una mala opción. 

Cuando llamé, la chica me comentó que en ese momento estaba traspasando su negocio y que si estaba interesada en quedármelo podríamos hablar. Está claro que lo primero que dije fue "bueno, no la verdad es que no" Muchas gracias. Bufff me estoy leyendo ahora mientras os escribo y estoy flipando...Bueno sigo.

Ahí quedó la cosa. Dije que no, estaba segura de que era un no. No me veía capaz de coger un negocio, llevarlo, bufff... muchos rollos para mi. Quería un verano cojonudo, sin responsabilidad... Tenía 24 años, a dónde voy con un negocio y sin un puñetero euro en la cuenta (miento, 200 euros en la cuenta). Así que nada, ahí quedó la cosa. Dije que no.Dije que no por miedo, estaba "cagada", no me veía capaz. 

Durante la comida le comenté a mi padre lo que me había pasado. Mi padre, un emprendedor... o como el dice un hombre que se ha dejado los riñones toda la vida (el emprendimiento lo he visto en mi padre autónomo toda mi vida y siempre he sido muy consciente de lo difícil que es). A esta conversación se unieron mi madre y mi hermano:
  • May: Papá me ha pasado esto (léase lo de más arriba)
  • Papá: ¿por qué no te reunes con ella?
  • Mamá: no hay peor gestión que la que no se hace
  • Hermano: mi hermana empresaria....
  • May: se os va la olla, yo no tengo ni idea de cómo llevar un negocio. Sé, y poco, de lo mío... 
Ahí quedó la conversación. Bajé al perro (momento de meditación...) y llamé a Iker. Le comenté lo mismo:
  • May: Me ha pasado esto...
  • Iker: Tienes una oportunidad delante... reúnete con ella. Es lo que siempre has querido...
¡¡Joder!! ¡¡Qué pesados!! Pensé yo. Intenté echarme la siesta, no hubo manera. Venga a pensar y pensar y pensar. A dónde voy yo con un negocio, pero si no tengo dinero, no tengo ni idea... ¡¡qué miedo!! ¡¡qué mal!! ¡¡cuántos problemas!! 

El asunto, y resumiendo es que esa misma tarde llamé a la chica y me cité con ella al día siguiente. Esto era finales de junio y el día 15 de julio, después de San Fermín, ya estaba endeudada hasta las orejas y con un gabinete psicopedagógico bajo mi responsabilidad, y muchísimas ganas. Me dije a mí misma "MAY, LO VAS A HACER". Lo miro con perspectiva y me da pánico, vértigo. 

Sucedió todo muy deprisa. Pensé lo más rápido que pude, hice mis cuentas (mal hechas), pedí un préstamos que me avalaron mis padres y aquí estoy. Hoy, junio de 2014 con mi gabinete flamante y abierto. Con más de 40 alumnos bajo mi responsabilidad y no sé ni cuántas horas dedicadas en cuerpo y alma a mi sueño. 


Recomendaciones varias


Bien, ya os he contado mi historia, para que os pongáis en situación y veáis que todos los casos no son iguales. Ni muchísimo menos. Para empezar yo tengo una empresa y este blog. Como ya os he contado muchas veces este blog ha ido creciendo poco a poco. Creo que parte de ese "éxito" por llamarlo de algún modo, radica en que me lo he tomado muy en serio. Siento que tengo una responsabilidad con vosotros y por eso no os puedo fallar. Pienso cada día qué puedo hacer para mejorar, para ofreceros material nuevo e interesante... 

Y ahora os voy a dejar con algunos consejos e ideas que quizá os ayuden. Ahora que llega el verano, es un buen momento para reflexionar, pensar, conversar y comenzar a tomar decisiones. 

1. Tengo una idea, tengo un trabajo fijo que no me llena. 

Yo no me atrevo a deciros, si tenéis una idea y un trabajo fijo, dejad ese trabajo y tiraros de cabeza a la piscina del emprendimiento. No me atrevo porque no lo veo del todo lógico, siempre que tengáis una familia o una responsabilidad familiar sobre vosotros. Mi caso es distinto, yo vivo con mis padres, no tenía ninguna carga familiar, me la jugué sin tener muchísimo que perder. A lo mejor, si mi situación hubiera sido otra, quizá y solo quizá, no lo habría hecho.

Yo creo, personalmente, que si tenéis una idea y os veis capaces de llevarla a cabo, que antes de jugárosla, así sin más, poco a poco la vayáis cultivando. Sí, os quitaréis horas de sueño, de hacer otras cosas que os encantan, pero si de verdad os gusta, os apasiona, lo conseguiréis. Poco a poco podéis ir dando forma a esa idea, creando un blog, una web, probando vuestros productos con amigos, pensando objetivos, métodos de venta, buscando información, creando un plan de empresa... 

Con esto no quiero deciros que si odiáis vuestro trabajo no lo dejéis y sigáis vuestros sueños. Al contrario, os animo a que lo hagáis, pero siempre con cabeza. Imaginad que tenéis 3 hijos, un marido en paro y que el único sueldo que entra en vuestra casa es el vuestro. Con vuestro sueldo coméis y pagáis los gastos fijos. 

Yo vería irresponsable (si además no tenéis ahorros) que tiréis todo por la borda, pidáis la cuenta en vuestro trabajo y os pongáis desde cero con un proyecto que, seguramente, tardará un tiempo en coger forma, darse a conocer etc

Vuestra idea, especialmente si estáis pensando en dejarlo todo, tiene que tener forma. Si solo pensáis me quiero dedicar a hacer tartas. Esta idea es muy vaga... no tiene miga ( y nunca mejor dicho). Tenéis que pensar qué os va a diferenciar del resto, cuánta gente de vuestro alrededor se dedica a lo mismo, qué demanda hay, qué materiales o productos vais a necesitar, cómo os vais a promocionar, si tenéis una buena cámara o si sabéis hacer fotos. 

Podéis probar con vuestros familiares y amigos, ver cómo reaccionan, que sean vuestros críticos. Incluso podéis regalar productos para que la gente los pruebe u ofrecer grandes descuentos o sorteos. Como se suele decir, tenéis que ir tanteando, para poder ir perfeccionando vuestra idea (eso sí, no lo hagáis hasta el infinito porque todo siempre se puede mejorar)

Por eso os comento que antes de hacer borrón y cuenta nueva, consideréis todas estas cosas, vayais poco a poco

Es complicado llevar varias cosas a la vez, un trabajo, una familia y comenzar a dar forma a una idea. Claro que es difícil, pero también gratificante. Si os ponéis en serio, comenzáis a plantearos objetivos pequeños pero firmes y poco a poco los vais alcanzando, llegará un momento, EL MOMENTO, de dedicarnos a tiempo completo a  nuestro sueño. O quizá no, como es mi caso. Yo llevo varios proyectos al mismo tiempo: mi gabinete, mi blog y mis cursos. Todo es cuestión de organizarse y aprender a gestionar vuestro tiempo. 

Las prisas no son buenas y no creáis que las cosas se consiguen de la noche a la mañana. Esfuerzo debe haber, y mucho, para que las cosas salgan bien. 

Si no tenéis un trabajo, también tenéis que pensar, eso está claro. Pensar en cómo podéis ir dando forma a vuestra idea, invertir en mejorar fotos, en crear una buena web, material corporativo, aprender a gestionar redes sociales, etc. Hay mucho trabajo por hacer y muchísimo que aprender. Por ello no os deseperéis... Sé que hay muchísimas situaciones, muy complicadas, pero eso no hace que las cosas pasen más rápido, al contrario... 

Lo importante, si tienes una idea y crees que es buena, tengas o no tengas trabajo, es comenzar a desarrollarla. No quedarnos en TENGO UNA IDEA. 


2. Echad cuentas y corred riesgos que podáis asumir

Está claro que no vais a ganar pasta en el primer mes, casi ni en el primer año. Hay casos en los que esto sucede, pues claro que sí. Pero por norma el dinero viene con el esfuerzo, con las horas de trabajo. Nunca he creído en el dinero fácil. 

Por tanto, tened muy presente que, durante un tiempo, vuestros beneficios van a ser mínimos y que parte de lo que ganéis lo vais a invertir. Pero esto no os tiene que desanimar, al contrario, os tiene que picar y motivar para seguir currando y buscando alternativas para mejorar. Yo lo he hecho sin tener ni idea de cómo llevar una empresa. Aprobaba por los pelos economía en el colegio... 

Creo que sería muy camicace, si no tenéis ahorros o un colchón que os proteja lanzaros sin paracaídas (si tenéis una familia, hijos, maridos o mujeres en paro)... Cada uno sabe el dinero que maneja, el dinero que tiene, y los riesgos que pude asumir en función de su situación personal.

Es que yo soy muy "segurola" Cualquiera lo diría después de lo que os acabo de contar no. Pero aunque parezca que lo hice sin pensar no fue así. Yo pensé si podía asumir los pagos del préstamo si la cosa no iba bien... No me metí en una deuda de miles y miles de euros. Así que aunque parezca una locura sopesé hasta dónde podría asumir una deuda en el caso de que la cosa fuera mal.

Algo que sí hice, ya que tenía la voz de la experiencia de mi padre, fue echar cuentas. La cuenta de la vieja. Hice una lista con los gastos FIJOS que iba a tener cada mes: autónomos, luz, alquiler, préstamos, teléfono, gestoría. Como os digo, cuando tomé la decisión, yo no tenía ahorros en la cuenta. Por lo que, cuando pedí el préstamo, pedí un poco más de dinero para "sobrevivir" los primeros meses (al final solo me dio para los dos primeros meses...). Es importante esta parte porque, como os digo, la pasta la váis a ver, claro que sí, pero veréis cómo se va volando de vuestra cuenta corriente. jajajajaja

Por eso os comentaba antes que, si tenéis un trabajo, aunque no os guste demasiado, tenéis que cultivar vuestra idea poco a poco y tener en cuenta el dinero que vais a necesitar para comenzar vuestro proyecto. Intentad reducir los gastos al mínimo, pero habrá ciertas inversiones que tendréis que hacer seguro: materiales, productos, gestoría, autónomos, etc. 

Quizá, sobretodo al principio, no tengáis tantísimos gastos como tenía yo (al tener local la cosa sube) pero si trabajáis desde casa los gastos serán menores (o quizá no). Es decir, apuntad y marcad objetivos:
  • ¿cuánto necesito ahorrar para poder sobrevivir X meses? 
  • Este mes voy a invertir X dinero en hacer no se qué para mi proyecto. 
  • Este mes mi objetivo es... 
Id poco a poco, pero sin abandonar. Sé que es duro y que muchas veces se hace muy muy cuesta arriba, pero nada de rendirse. Si de verdad es lo que os gusta podréis conseguirlo. Para mi, dedicar una buena parte de mi vida, durante muchos años, a hacer algo que me encanta es mucho más gratificante que tener miles de euros en la cuenta. 

El dinero, casi siempre, hace que nuestro trabajo vaya más lento, pero intentad que no se convierta en una excusa. Dadle vueltas a la cabeza, pedid ayuda, pensad y volved a pensar. No quiero, tampoco que penséis, como no tengo ni un clavel, paso de hacer esto. Yo no lo tenía... y busqué alternativas.

3. Emprender mola y es maravillosísimo

No quiero venir aquí y deciros que emprender, o trabajar para uno mismo, es la mayor maravilla del mundo.Es la mayor maravilla del mundo y también un cristo considerable. Ponéis vuestra vida patas arriba, lo juro que es así, empezáis a tener un cerebro "mu pesao" que no hace más que deciros "ponte las pilas que no llegas". 

Emprender es darlo todo, dar todo lo que eres y apostar hasta el final por lo que has creado. Eso implica echar mil cuentas, echar mil horas, disfrutar muchísimo, poner pasión y tener más preocupaciones que con un trabajo "fijo".

Yo he pasado meses muy muy malos. Pero malos malos (de meterme en la cama agobiada por que no sabía cómo iba a pagar las facturas). Pero he conseguido salir adelante. Me he buscado la vida, he pensado y repensando qué podía hacer para salir del agujero. Eso es así, tendréis el culo pelao, como se suele decir, de buscaros la vida. Así que no hay que bajar la guardia nunca, hay que seguir avanzando y buscando siempre siempre siempre. Y vuelvo a decir, que si yo he podido cualquiera puede hacerlo. 

Hay que saber pedir ayuda (aunque cueste), rodearse de gente que te anime y que te ayude, buscar buenos profesionales que te asesore, buscar métodos de promoción fiables, etc. No tengáis vergüenza, siempre que seáis educados. Escribid a gente, tratad de colaborar, promocionaros, moveros, moveros muchísmo. 

4. No se me ocurre nada

No siempre estamos inspirados. Habrá ocasiones en las que nos atasquemos, que no se nos ocurra nada nuevo. Esto pasa, a mí me pasa. Pues bien, preguntad, investigad, dar una vuelta por la calle o por internet, comprad revistas, inspiraros. 

Si nos atascamos, no os volváis locos. Parad, desconectad. Si estáis atascados por más que os empeñéis no vais a salir del atasco. A la fuerza no. Paráis, descansáis... y unas horas, incluso un día después volvéis a retomar el proyecto. A veces nuestra cabeza se satura, nos agobiamos y no dejamos que fluyan las ideas. 

Así que no abuséis de vuestra cabeza y de vuestro cuerpo. Si os relajáis tendréis una mejor predisposición y las ideas fluirán. Pero tenéis que estar abiertos al mundo. Preguntad a vuestros lectores, a vuestros familiares, las buenas ideas pueden venir de cualquier sitio.

Pero no copiéis. Sed creativos. Seguro que tenéis algo especial, algo que nadie más sabe hacer como vosotros. Yo estoy convencida de eso.

5. Nadie cree en mi proyecto

Esto puede pasar. Especialmente en los tiempos que corren. Si viene no sé quién y dice: voy a dejar mi trabajo y me voy a dedicar a coser pantis. Le miran raro. Claro. Como os decía en el primer punto, yo no me vería capaz de deciros "sí, deja todo, deja tu trabajo, y haz pantis. Tus hijos ya comerán del aire" No. No soy de extremos (o normalmente no lo soy). Si tú crees que tu proyecto puede tener éxito, puede ser una buena idea, comienza andar, da los primeros pasos. Decídete y comienza a andar. Márcate objetivos.  


Si vas avanzando, vas formando tu idea, te aseguro que lo conseguirás. Lo importante es que tú lo tengas claro. Si tú, de verdad crees en lo que estás haciendo y vas tomando decisiones para que tu proyecto salga adelante, serás capaz de convencer a todo el mundo de que tu idea es buena y puede salir adelante.

Y para conseguir esto, tienes que partirte los cuernos. Esto es así, NO HAY NADA FÁCIL. Y te vas a encontrar mil obstáculos, mil uno para deciros la verdad. Pero seguid, seguid y luchad. Demostrad a todo el mundo que tenías razón y que tu idea es buena, y que has sido capaz de hacerlo.

Os lo dice la tía que diseña con Power Point y que vende cursos sobre eso, cuando hay montones de programas de diseño, y millones de cursos de Photoshop. ¿Por qué vosotros compráis mis cursos? Porque he sido capaz de demostraros que mi idea, aunque parezca una locura, funciona. 

Aunque mi familia y amigos creyeron en mí. También tuve que escuchar a gente que me dijo "Menuda ostia te vas a dar" "Con los tiempos que corren te vas a meter en un negocio" "No tienes nada de dinero, no vas a poder". ¿Y sabéis que les dije? Nada, absolutamente nada. Hoy estoy aquí, he logrado mantener mi sueño, y no hace falta que les diga nada. Mi trabajo, mi esfuerzo y mi dedicación... lo ha dicho todo. 

RESUMEN

  • Dad forma a vuestra idea marcando pequeños objetivos 
  • Tened en cuenta los gastos fijos que va a generar vuestra actividad. 
  • No va a ser fácil, tendrás que esforzarte un montón. 
  • Es muy gratificante. 
  • El dinero puede hacer que todo vaya más lento, pero no tiene que pararnos. 
  • Aprende a pedir ayuda 
  • Asume que no vas a ganar dinero rápidamente. 
  • No tengáis vergüenza, pero sin perder la educación. 
  • Moveros mucho, nunca penséis que lo sabéis todo. 
  • Llamad a puertas, ventanas, cuevas y trampillas. 
  • Hacer muchas promociones, ofertas, incluso regalad al principio. Vuestros familiares y amigos pueden ser vuestros mejores críticos para perfeccionar vuestra idea. 
  • No pienses en esta carrera o estos estudios no tienen salidas, LAS SALIDAS LAS TIENES QUE CREAR TÚ. 
  • Libérate de excusas y cree en tí.


La vida, muchas veces se pone muy estupenda, y a lo mejor no se puede llegar a todo (hay que aprender a priorizar) pero que lo raro sea que no atendáis vuestro proyecto. Yo he apostado mucho por este blog, he invertido dinero, tiempo (mucho tiempo) y creo en sus posibilidades. Yo elegí una carrera de las que consideran "SIN SALIDAS" y creo que estoy encontrando salidas y entradas por todas partes. Y creo que parte de ese "éxito" es que me encanta lo que hago y que cada día lucho por hacerlo mejor.

Espero que hayáis llegado hasta aquí vivos y os animo a comentar mucho mucho mucho. 
Un besazo majos y gracias a vosotros por creer en mí y por creer en Creative Mindly

MAY 

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus

Otros posts intersantes: