MI VIDA NO ES PINTEREST: ME DESPIERTO DESPEINADA -CLARILOU-


Bueno, hoy toca una entrada relajada para compensar la grandísima cantidad de información que os di el martes. Por cierto, mil gracias por la gran acogida que tuvo La Guía para padres y madres. Como siempre superáis mis expectativas, así que millones de gracias. Y una vez hecho esto vamos a hablar de otros temas que también nos interesan mucho, que no todo en esta vida es trabajar. Aunque el espíritu o el fondo de la guía de padres y madres lleva mucho de MI VIDA NO ES PINTEREST.

Como ya hicimos hace unos meses, y os gustó tantísimo, hoy Clarilou vuelve a pasar por aquí dándonos una gran dosis de realidad. Ya sabéis que en la sección de Mi vida no es pinterest hacemos una terapia de grupo y desvelamos los grandes secretos de internet. Y hoy, no va a ser menos. Hoy queremos confesar que NOS DESPEINAMOS. Sí, así, tal cual. Por Dios bendito, léase y nótese el tono irónico de esta entrada, no la vayamos a liar. 


por qué ellas no se despeinan

A ver, podéis llamarme rara o lo que queráis, pero vamos, mi vida es un poquito menos perfecta de lo que creéis. ¿No os lo esperabais eh? Sí, yo muchos días llevo pelos de loca, más de los que voy peinada. Para mí la idea de desorden no son dos pares de zapatos carísimos tirados en el suelo de un vestidor de 20 metros cuadrados. Para mí el desorden es desarrollar una serie de habilidades ninjas para ser más rápida que un rayo y poder meter algo en el armario sin que se caiga al suelo todo lo que hay dentro. 

Ojalá fuera tan organizada como me gustaría, ojalá me levantara de la cama como Cenicienta y me vistieran unos pajaricos. Ojalá me cundieran las horas tantísimo y de una forma tan bonita, estética y  tan bien iluminada. 

Vamos a ver, yo me levanto de muy mala leche, me cuesta horrores levantarme de la cama y cuando, por fin lo consigo, no me siento persona hasta que pasa un rato. Antes de levantarme mi cabeza piensa mil excusas para quedarme tirada durante todo el día... después pienso que si no me levanto no tendré cama en la que dormir, porque hay que ir a trabajar. Muchos días Iker me chantajea y me putea para que me levante. Normalmente las palabras mágicas "May, ha llegado un paquete" suelen surtir efecto. El hecho de que me diga hace un día precioso... me la suele traer al pairo. 

Yo no sé qué pasará el día que tenga hijos. Los pobres míos pensarán que su madre es un troll cuando vaya a despertarlos por la mañana o cuando me despierten ellos a mí.

Para empezar siempre que me levanto de la cama tengo el pijama remangado,me falta un calcetín, tengo frío y mucho sueño.  Ojalá me despertara bien peinada y con una pose súper sexy, sin legañas, sin los pelos hechos una maraña y con el camisón más sedoso del mundo. Pero no es así. Soy como un Gremlin por la mañana y no tengo el alma para ruidos. 

Mi idea de hacer deporte nada más levantarme consiste en ir lo más rápido posible al baño porque el suelo está frío, o agacharte por el suelo buscando la maldita zapatilla que se ha escondido debajo de la cama.

Tardo varios minutos en sentir que soy un ser humano y en ponerme a hacer cosas, siempre y cuando no tenga que ir a algún sitio. Si es así, recobro la conciencia en mitad del trayecto del autobús. Mi desayuno consiste en una galleta de ascensor y mi idea de ir bien maquillada consiste en que no me queden restos de rímel del día anterior.Claro que no siempre es así, pero vamos que en porcentajes... la cosa no estaría nada reñida. 

Y para más inri, en ese trayecto hasta tu trabajo, te martirizas echando un vistazo a instagram y recordando que eres un desastre, que otras pueden hacerlo y tú, llevas calcetines desparejados, has olvidado el usb en casa y además no has sacado del congelador la cena para esta noche. 

Yo trabajo de tarde, así que no debo madrugar todos los días. Pero cuando llego a casa, después de estar durante más de 5 horas con 20 niños distintos, no me apetece nada ser perfecta. Me apetece ponerme el uniforme antimorbo que incluye un moñazo sujetado con una pinza a la que le faltan algunas púas y cenar un estupendo tupper de mi mamá. 

Ojalá mi vida fuera un poquito más pinterest, ¿o no? Si así fuera, yo creo que me perdería un montón de anécdotas divertidas que hacen el día a día mucho mejor. No queremos atacar a esas súper mujeres que hacen todo y más, con un sonrisa en la cara y sin despeinarse. Solo queremos saber cómo co****s lo hacen, especialmente cuando son madres, y de muchos niños. Yo también quiero.


Qué nos cuenta clarilou

Este post es resultado de una enorme frustración que me desborda y me consume al ver todas esas perfect-women por las redes sociales adelante. Por favor no confundan mi frustración con un ataque hacia esas perfect-wonder-women, no es más que el resultado de la clásica y archiconocida envidia cochina.

Yo de verdad que lo intento, me levanto con una lista enorme de propósitos cada día que luego se quedan en un leve sonido que me sale involuntariamente de la garganta.Y al final todo se queda en un triste Mej.

Pero esas chicas wonders se levantan llenas de energía y con ganas de comerse el mundo. Con su perfecto y combinado pijama de Oysho y sus magníficas ondas en el pelo de recién levantada. Es que nunca pierden unas zapatillas?! 
Y yo .. que si me atrevo a mirarme al espejo solo puedo ver mi camiseta de propaganda, mis pelos de león y mis calcetines por encima del pantalón, porque es casi abril pero todavía rasca. Pero ellas no se conforman con esa alegría mañanera no.

Cuando tú todavía no has salido de casa, ellas ya han hecho tres master class de Yoga, se han preparado un sanísimo almuerzo para el trabajo y lo que es peor, salen divinísimas de la muerte como si el madrugón y no sé que ponerme no pasasen por ellas.

Y yo que me levanto siempre con tiempo pero que no sé en que lo invierto. Siempre acabo saliendo a toda pastilla, sin tupper, sin llaves y es probable que también sin batería.

Ante tal frustración y desasosiego ( y puede que las pocas ganas de admitir que soy un desastre con patas ) me aferro a la teoría de la existencia de otro espacio-temporal en el que conviven todos estos seres, en el que el tiempo se ralentiza y en el que todo es muy perfecto.

Ya han hecho tres sesiones de running, una mascarilla facial y un tupper de quinoa. Otra persona en su lugar se sentaría satisfecha en el sofá para celebrar su productividad. Pero ellas no, ellas van más alláYo en cambio, solo puedo sentarme en el sofá a esperar el temido e inevitable próximo madrugón.

CLARILOU

Y esto es todo por hoy. Espero que el mal de muchos sea nuestro consuelo y os animamos a comentar un montón contándonos vuestras experiencias y frustraciones. Además, recordad, que podéis contarnos muchas más cosas por las redes sociales con el hashtag #mividanoespinterest. Bueno y si tenéis la fórmula mágica de todo esto, no seáis así y compartidla también. 

Podéis y debéis seguir a Clarilou por Instagram, juro y perjuro que os veréis reflejadas en la mayoría de sus ilustraciones. Yo cada día soy más y más fan. 

Lo dicho, es un auténtico placer tener aquí a Clarilou y colaborar con ella. Diversión y trabajo en un solo post. Qué más se puede pedir. Espero que os hayamos entretenido un ratico y hasta la próxima majos míos.

Un besazo 



N E W S L E T T E R


NO TE VAYAS SIN DESCARGAR 
EL EBOOK GRATIS PARA EMPEZAR A DISEÑAR

SI TE HA GUSTADO ¡COMPÁRTELO!


Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus

Otros posts intersantes: